• 1
  • 21
  • 19.039

Desde España “www.futurodelagua.cl” preocupado por la grave sequía en Chile.

Chile se muere de sed. La inyección mecánica en acuíferos, solución viable que hay que probar ya.

“Hace ahora un año, publicamos un artículo sobre una novedosa técnica «made in Chile» para poder regar en tiempo de sequía. Ha sido, en estos doce meses, uno de lo más leídos y comentados de los que hemos escrito o reproducido. Se refiere a la inyección mecánica de agua superficial en acuíferos. Lo escribió Ricardo Fernández Schneider, un chileno comprometido con hallar la mejor solución a los problemas de disponibilidad de agua para el riego. Para saciar la sed de la tierra. Con este objetivo, creó la Sociedad Aguas del Pacifico SPA, de la que es Presidente.

En su país como en tantos del mundo, el calentamiento global y la ausencia prolongada de lluvias, agrava la sed de los campos. Y altera la normalidad del abastecimiento en industrias y ciudades. La carencia de soluciones convencionales de almacenamiento del agua, costosas y lentas de realizar, obligan a mirar debajo de la tierra, a los acuíferos.

La extracción necesaria para suplir las necesidades de riego, y la falta de consideración con un recurso tan poco renovable hoy por hoy, provoca su sobreexplotación. La recarga de acuíferos, se impone. Por eso, ante la dramática situación que vive el país andino, Aguas del Pacífico  nos recuerda de nuevo que su solución de recarga artificial mediante inyección está preparada para ayudar a resolver el problema.

Un año más tarde, el conocimiento de esta solución se expande a la sociedad por los medios de comunicación  y llega a los políticos a través de ponencias en congresos y entrevistas al más alto nivel.

En este período, en el que se han intensificado las afecciones por la sequía, la empresa ha revolucionado la manera de entender cómo hay que actuar cuando no llueve. En Chile, su presidente ya ha sido entrevistado en los principales diarios y ha explicado sus teorías y soluciones en la televisión.

Porque hoy, en Chile la tierra tiene sed. Es el momento de analizar la situación y comprobar cómo la solución presentada por Aguas del Pacífico puede ser efectiva y por ello de urgente aplicación. Hemos hablado con Ricardo Fernández Schneider, y esto es lo que nos ha contestado

¿Chile tiene sed? Sí, porque es el país más afectado por el cambio climático del cono sur. Su mapa lo dice todo. Una larga franja de tierra entre el Océano Pacífico y  la cordillera de los Andes. La constatación implacable del avance hacia el sur del gran desierto de Atacama. Y el fantasma de la sequía que aparece y se materializa en toda su cruda realidad cada vez con más frecuencia.

El resultado es un estado de emergencia hídrica y en algunos sectores, la declaración de zona de catastrófica. Porque, por doquier, los dioses tienen sed.

Por ello, los datos actuales son alarmantes. Se arrastra la sequía durante varios años. Pero en este 2019, hay lugares con un 70 % de disminución de las precipitaciones normales en zonas agrícolas y ganaderas. Estas son las más afectadas por la gran mortandad de cabezas de ganado que se está produciendo, afectando principalmente a sectores de ganaderos y agricultores con menos recursos.

La normalidad climática chilena de las últimas décadas del siglo pasado dio a entender que la zona cultivable del país, no pasaba sed. Porque gozaba de un favorable clima mediterráneo estable, con lluvias regulares. La benevolencia del clima acostumbró a los regantes a confiar en que la mayoría de los cultivos se regarían siempre de forma natural con las lluvias. Sobre todo, en el caso de cultivos extensivos como los granos.

Pero ahora todo ha cambiado. Según fueron disminuyendo los períodos de lluvias normales, el cultivo cambió hacia árboles frutales y el sistema de riego se tecnificó. Se construyeron embalses para asegurar el riego. Y se reservaron los acuíferos como recurso de emergencia si no llovía. No llovió, llegó la sed y los acuíferos se sobreexplotaron. Por eso, ahora hay que recargarlos. La palabra “embalse” provoca un inmediato rechazo social

¿Con qué agua regar, si no cae del cielo como antes? Ricardo afirma que con una parte de la que se va al mar en invierno desde las cimas nevadas de la cordillera. Porque el 85 % de la precipitación invernal sólida o líquida, desciende vertiginosamente por la vertiente de la cordillera y llega al mar. El recorrido es corto, porque el país es estrecho. Puede compatibilizarse el uso de una parte de esos caudales con la preservación del caudal ecológico en los ríos.

La solución convencional, guardar toda el agua circulante en grandes embalses, ya se puso en práctica cuando la cosa se puso fea por parte del gobierno. Pero se necesitan entre 15 y 20 años para que el embalse se encuentre operativo. O más, si la respuesta social es negativa. Por eso, se augura que, de continuar así, el desierto en 20 años avanzará unos 300 kilómetros hacia el sur. Y generará pérdidas de suelos cultivables, con la consiguiente convulsión social generada por la pérdida de fuentes productivas y puestos de trabajo.

Para evitar que tan terribles profecías se hagan realidad, el secretario de Estado y representantes del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en Chile firmaron un Acuerdo de Cooperación Técnica, para contar con una metodología para identificar el gasto público y privado que debe destinarse a la Acción Climática. Los terrenos amenazados por la desertificación superan ya el 60% de todo el territorio nacional. Debe saberse, ante todo, en qué actuaciones invertir para detener la desertificación y la erosión de suelos. La solución de inyección mecánica de acuíferos podría ser una de las elegidas para destinar una parte de estos presupuestos.

El citado convenio también abordará metodologías de medición y seguimiento del gasto privado asociado a la Acción Climática, así como un trabajo con el sector privado para generar capacidades que permitan a las entidades financieras identificar y gestionar los potenciales costos asociados a riesgos climáticos en sus carteras de negocio. Se propone la emisión de un Bono Verde Soberano. Lo bueno es que, entre el PNUD y el Gobierno alemán, se dispondrá de US$ 650 mil dólares necesarios para redactar el estudio que estará listo en 2021.”

www.futurodelagua.cl

“Cuando se dispone de dinero para apagar la sed, las soluciones mejor argumentadas, ganan posiciones. Y en ello está Aguas del Pacífico. Conozcamos sus argumentos.

El problema de la sobreexplotación de los acuíferos es innegable. En muchas zonas, se ha llegado a los 100 metros de profundidad de perforación. Sin éxito.  En zonas regables con recurso mixto de aguas superficiales y subterráneas, usadas en el mismo porcentaje en años normales, hoy solo se usa agua subterránea. Pero recargar acuíferos no es tan rápido como la situación de emergencia demanda y aunque vengan lluvias pronto, no se recargarán en años. La cruda realidad es que en Chile no existe ningún acuífero que se haya recuperado en sus niveles normales. Desde que comenzó la extracción masiva de aguas subterráneas, el descenso ha sido imparable y sostenido. Y en algunos casos, letal, porque ya no queda agua.

Por eso, la solución ofrecida por la Sociedad Aguas del Pacífico SpA, ya ha sido presentada al gobierno de Chile y divulgada en estas páginas hace un año.

Recordemos que se trata, de usar maquinaria para la recarga de acuíferos con aguas de invierno no usadas, para inyectarlas a una gran velocidad al acuífero. Así se consigue su recarga, conservando niveles freáticos mínimos para su supervivencia, recuperándolos si estaban sobreexplotados y, en cualquier caso, evitando la subsidiencia del terreno. De ella hemos escrito también en futuro del agua. Recuerden el caso de Yakarta o de la Baja California

Hoy, Ricardo nos concreta más. Ya tiene ubicado el lugar ideal para hacer la prueba piloto. Escogió la cuenca del río Aconcagua en la región de Valparaíso. Allí ahora se nota la sed de la tierra. Esta cuenca tiene una superficie de 7.340 km². Sus más caudalosos afluentes proceden de la cordillera andina en una zona de elevadas cumbres: Los cerros Juncal (6.110 m); Alto de los Leones (5.400 m.) y el macizo del Aconcagua (7.021m)

Y cree que es el lugar ideal por varios motivos. Hay varias ciudades con poblaciones importantes. Además, una gran parte de su zona regable, está dedicada a cultivos de alta gama. Se destinan a la exportación paletas, nueces y uvas. Para finalizar, también contiene tierras de pequeños agricultores de hortaliza, destinada al consumo nacional. Además, el Centro de Información de Recursos Naturales de Chile está estudiando la introducción de nuevas especies. Sugieren plantar pistacho, papaya, pecana, nuez de macadamia y argán moruno. Para adaptar al «nuevo» clima los cultivos más eficientes.

Para la inyección, el río Aconcagua presenta grades ventajas. Una es la altura de la cordillera de los Andes. Gracias a ella, siempre frena las nubes en sus cumbres.Y las “obliga” a dejar allí su carga de nieve. En este invierno austral tan seco, hace unos días una tormenta de nieve provocó la suspensión del tránsito con Argentina.Y lo hizo, precisamente en el paso fronterizo donde nace el río . Por ello, este cauce suele mantener estable su caudal en invierno.  Aunque, como este año, la mega sequía  afecte a todo el país.

Así las cosas,  el Gobierno ya declaró suspensión de riegos en O’Higgins por falta de recursos. Una zona más a añadir a Coquimbo y Valparaíso. La sed se extiende.

Como agua no hay, solo les queda aportar dinero para no abandonar en la miseria a los 3.000 agricultores afectados. Ese dinero se transforma en forraje para los animales.

También en cubas de agua y todo lo que ayude a saciar la sed. Y en bombas de agua fotovoltaicas y aljibes de agua. Lo que quede, para comprar agua a quien la venda, que allí se puede hacer.

Las soluciones convencionales son difíciles, lentas y carísimas de acometer. Además, derivar aguas superficiales para embalsarlas está socialmente mal visto.

El manido argumento de que se pierde toda el agua que se va al mar ya no sirve ante la sociedad. Aunque siga siendo válido para muchos. Adoptar técnicas de riego eficientes es la meta común, pero tampoco es fácil ni barato. Exige agua sin sedimentos y energía.

Siguen publicándose soluciones faraónicas. Trasvases de gran longitud de sur a norte, grandes embalses… ¿Por qué no probar la inyección de acuíferos? ¿No es mejor que intentar comprar Groenlandia para tener agua en el futuro?

En futurodelagua.com seguiremos con atención la deriva de la prueba piloto en la cuenca del Aconcagua. Deseamos que sea un éxito y que ayude a saciar la sed de la tierra, recuperando los acuíferos exhaustos. Sin olvidar la adopción de técnicas de riego eficientes y el ahorro en el uso individual. Porque todo suma

Lorenzo Correa

Ref. https://www.futurodelagua.com/2019/09/02/chile-se-muere-de-sed-la-inyeccion-mecanica-en-acuiferos-solucion-viable-que-hay-que-probar-ya/